El origen de esta raza se remonta a los caballos de origen berberisco que los conquistadores trajeron al área de la Florida. Algunos de ellos lograron escapar o fueron liberados, formando manadas salvajes que se proliferaron rápidamente.

Los primeros en utilizar estos caballos fueron los indios, pero pronto los colonizadores comenzaron a usarlos por su habilidad natural para trabajar con el ganado. De ahí surge su nombre pues los vaqueros eran llamados “crackers” por el chasquido que hacían sus látigos, así que sus caballos vinieron a conocerse como Cracker Horses.

La selección natural a la que estuvieron sujetos por tantos años hizo que se aclimataran al clima de la Florida, desarrollándose en una raza pequeña y muy resistente. Además su instinto natural para trabajar con el ganado, se les reconoce su agilidad y rapidez. Muchos de ellos son ambladores y algunos llegan a alcanzar altas velocidades haciendo el aire conocido como singlefoot, al que los “crackers” le llaman “Coon Rack”.

Tu comentario:

Your email address will not be published.

*