Por Antonio Ramírez Córdova

Antón se quedó pensativo, sin dejar de tambolirear el mantelito a cuadros azul y blanco, después de pedir un servicio de bolitas de mofongo. Entonces dijo que si vas de espectador a una competencia de paso fino y sabes de viajeros inmóviles, podrás sentirte en Medellín o en el Valle. Luego levantó su vaso de ron y bebió añadiendo que algo suena mal en los picaderos, el picadero mismo.


Si todavía no te has dado cuenta, Antón le ha declarado la guerra a la colombianización de nuestro deporte autóctono. Déjame contarte… antes de entrar a la Fonda de los Tres Platos, Antón y yo tuvimos una conversación. Él me decía que este dicho se inspiraba en el artículo que publiqué hace un par de semanas donde les explicaba que el Paso Fino ha perdido su identidad puertorriqueña. Si recuerdas, en el artículo comentaba que ver una de nuestras competencias era casi lo mismo que ver una competencia del movimiento colombiano. Los uniformas, los aperos, el recorrido, las explicaciones de los jueces… hemos perdido nuestra sazón puertorriqueña. Pero todavía nos quedan trazas de nuestra cultura en el Paso Fino y nos queda lo más importante: nuestros caballos, que al final de cuentas es lo único que importa: la raza.

Dichos de Antón sobre el Caballo Puertorriqueño de Paso Fino (10)

Sé que algunos se cansan de que repitamos siempre lo mismo. Pero te soy bien honesto, son muchos años viendo como la raza va en picada y si machacamos tanto con esto es por el amor que le tenemos y con la esperanza de que alguien más escuche, comprenda y se sume a la tarea de rescatarla.


Hoy, recogiendo unos papeles, me encontré con este afiche de la Feria de la Candelaria de 1998. Este fue el premio de 3er lugar que ganó un potro que debutamos aquel día, se llamaba Caliente de Bucaná (Labriego en Bucaná por Bucanero). Apreciemos los detalles de nuestra cultura: la bandera, el cuatro, guitarra y güiro, la arquitectura… y en medio, un caballo de Paso Fino marcando los 4-tiempos laterales como ninguna otra raza es capaz.

Tu comentario:

Your email address will not be published.

*